La ciudad hostil (DUHOs, JAA antiCIN)


Existen ciudades que para vivirlas se necesita un instructivo, son ciudades con muchas reglas, las cuales no necesariamente van acompañadas de señalamientos imperativos de colores llamativos. En ellas hay un lado para quedarse parado en las escaleras mecánicas y un lado para quien lleva prisa, incluso las banquetas o aceras peatonales tienen sentidos de circulación. Estas ciudades se vuelven hostiles en cuanto faltas a una de sus reglas no escritas, sus habitantes te miran a los ojos y desnudan tu extranjería y comienzas a sentir una etiqueta de incivilizado en la frente. Ciudades frívolas que se mueven con la hostilidad de un reloj.

Pero la ciudad en la que hoy me concentro no es una “ciudad reloj”, mas bien se parece más a una ciudad cactácea: áspera, espinosa, amarga y alucinante a la vez. Hablando de espinas situémonos en una ciudad donde lo prohibido no forma parte de un reglamento o ley, no se denota por letreros o señales. En esta ciudad el límite es lo imposible y se denota con un dispositivo urbano lacerante u hostil. Las púas, los topes, los chicharrones, las rejas, la malla ciclónica, las bardas electrificadas, los muros coronados por hileras de botellas rotas. En ésta ciudad los comercios “respetables” como bancos y centros comerciales han generado dispositivos puntiagudos de hierro que flanquean toda repisa, murete o barda en la que uno pudiese sentarse a descansar. En esta ciudad, sin duda alguna, no existen un  inventario de topes, sencillamente porque la cultura del tope está tan arraigada que todo el mundo puede hacer su propio tope fuera de su casa si lo considera necesario y no es necesario advertir con un letrero digamos como: “tope a 50m”.

Hay una gran variedad de Dispositivos Urbanos Hostiles (DUHO) en la “ciudad cactácea”, pero hoy quiero hablar de la última moda en (DUHO): La Jardinera Anti-Ambulantes (JAA). Dado que en esta ciudad el fenómeno del ambulantaje (comercio informal nómada o CIN) pareciera formar parte intrínseca de la urbe, el JAA nace como un DUHO diseñado para ocupar cualquier espacio propicio o susceptible a ser ocupado por un CIN y de paso reducir el espacio público habitable o de circulación, de tal manera que se logre el espacio mínimo de movilidad peatonal. Este nuevo DUHO ha demostrado ser un gran epicentro de hostilidad, prueba de ello es el altercado sucedió en avenida Las Palmas, Lomas de Chapultepec, Ciudad de México que produjo un enfrentamiento entre ambulantes (aprox. 900 personas) y granaderos (aprox.10), no hubo bajas humanas ni detenidos, saldo blanco tras un montón de escombros de jardineras; de los árboles ni hablemos.

Tras exponer y describir en este artículo algunos de los infinitos Dispositivos Urbanos Hostiles (DUHO), nace una muy necesaria pregunta: a fin de cuentas ¿quién ganará: la creatividad en el diseño de DUHOs o la creatividad para alterarlos, violarlos y suplantarlos? Sin lugar a duda, una guerra urbana de dimensiones insospechadas pero con tintes jacarandosos que divierte a la mirada curiosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La ciudad hostil (DUHOs, JAA antiCIN)

  1. Próximamente mas fotos y proyectos de DUHOs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s