Arte Urbano / Arte Callejero / Arte en la calle / Arte Urbanístico


De pronto el tren del arte urbano se convirtió en una hilera de vagones que transportan objetos muy diversos. Mientras en un principio hablaba del término arte urbano de la expresión en inglés street art, (arte callejero más que urbano)  y que dentro de su significado contenía cierto toque de fechoría nocturna y que por lo tanto al refinado mundo del arte le provocaba cierto escozor y conservaba su distancia; ahora nos referimos a una multiplicidad de fenómenos artísticos teóricamente ensanchados y me refiero a que de ser un arte que nació militante a causas o sencillamente relegado por la ley, ahora existen variedad de publicaciones que lo teorizan artística, sociológica y antropológicamente. Es casi una de las corrientes más importante del arte moderno y, es también en últimas fechas, un negocio de galería muy redituable, todo esto sin demeritar ningún camino de los que el llamado: –aunque erróneamente en castellano- “arte urbano” ha tomado.

Hay primero, algo que nos tiene que quedar claro. Aquel que se asume como artista está seguro de dos cosas: en primer lugar está seguro de que quiere ser artista y en segundo lugar está seguro de lo que hacer, y lo está porque tiene una cuartada que lo sustenta. Por el otro lado, tenemos a aquellos que no se asumen como artistas, que incluso se mofan del mote.  Y sin embargo, puede que lo sean y sencillamente no les interese, no les interese ganarse la vide de ello, no les interese entrar en el mercado del arte, no les interese la fama o no les interesa si lo que hacer es o no arte. Y situándonos en éste último punto a este articulo no le interesa abordar el tema con la seriedad que lo haría un tratado de arte.

Centrándonos de buenas a primeras en el digamos “gremio” de los graffitieros podemos decir que algunos de ellos sabrán que lo que hacen puede ser considerado arte y eso es lo que algunos persiguen, teniendo de antemano claro el hecho de que no hay muchas vacantes en el “alto” medio artístico, por lo que a la mayoría les interesa ser respetados en el medio del graffiti sin más pretensiones. Actúan de manera ilegal, e inclusive algunos aceptan la ilegalidad como parte indispensable. Este gremio tiene un impacto local y es incluso posible identificar las zonas donde trabajan determinados colectivos y las más competidas o mejores lugares dentro de estas zonas.

Pero algunos creen que el graffiti no forma realmente parte del arte urbano, que son movimientos separados e incluso algunos graffiteros se deslindan de éste calificativo. Pero eso es lo de menos. Los que así lo piensan es quizá porque identifican de manera natural otro gremio artístico callejero nocturno e ilegal, y en efecto podríamos decir que lo que es considerado arte urbano puro y duro son lo que podríamos describir como “campañas gráficas” que dependen de la reproducción masiva y que por lo mismo impactan a nivel urbano. Aquí encontramos al stencil y el sticker. El primero muchas veces ligado a cuestiones políticas o sociales y el segundo con la única convicción visible de alejarse por completo de cualquier temática, éste con un grafismo más compacto y resumido. Claro que las técnicas son mucho más variadas e incluyen intervenciones cercanas al arte instalación y en autores consolidados las técnicas verían aún más y dependiendo menos de la repetición masiva.

Por último, nos centraremos en el gremio del arte en vía pública, el cual demuestra abiertamente su desinterés por el arte. En muchos casos actúan encubiertos por la noche y en otros con permisos oficiales, diferencia que los tiene igualmente sin cuidado. No persiguen el arte por el arte  y si les preguntas responderán que no son artistas ya que se enfocan en la ciudad como finalidad y para ello hacen uso de multiplicidad de técnicas como graffiti, stencil, sticker, pintura, murales, nuevas tecnologías y arte instalación.  Su meta es hacer ciudad (no arte) por lo que promueven la participación ciudadana en los procesos de diseño urbano, el arte como medio no como fin.

De pronto el tren del arte urbano se convierte en una hilera de vagones que transportan objetos muy distintos pero que van a un algún lugar en común, la calle, la noche y desafortunadamente la ilegalidad.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s