Miru KIM – rescatando la urbe inaccesible

traducción:

Crecí en Corea del Sur y me mudé a la Ciudad de Nueva York en 1999 para la universidad, estaba bastante loca en esa época porque quería ser cirujana ya que estaba interesada en la anatomía y disecar animales realmente llamaba mucho mi atención. En esa misma temporada me enamoré de la ciudad de Nueva York y me empecé a dar cuenta de que podía ver a la ciudad entera como un organismo vivo; quería disecarlo y echarle un ojo a sus capas ocultas, y la manera en la que lo hice fue a través de medios artísticos. Así fue como eventualmente perseguí esa carrera en lugar de ser médica.

En la universidad me interesaban mucho las criaturas que viven los lugares más escondidos de la ciudad. En Nueva York las ratas forman parte de la vida diaria, muchos las ignoran o les temen, sin embargo a mí me causaron un interés especial porque merodean en las franjas de la sociedad. A pesar de que son utilizadas en laboratorios para salvar vidas humanas también son consideradas una peste. Empecé a buscarlas en la ciudad y tratar de fotografiarlas. Un día que estaba en el metro tomando fotos a las vías para ver si capturaba alguna, un señor de seguridad llamó mi atención para que dejara de hacerlo. Esto me causó mucha impresión pero me resigné y me propuse seguirlas por los túneles del metro, fue ahí donde me di cuenta de que existe toda una dimensión desconocida que nunca había visto y la mayoría de la gente tampoco puede verla.

Alrededor de ese tiempo conocí a un grupo de individuos de mente abierta que se llaman a sí mismos exploradores urbanos y aventureros, me invitaron a una red social en Internet de personas que exploran regularmente ruinas urbanas como: estaciones de metro abandonadas, túneles, drenajes, acueductos, fábricas, hospitales, etc. Cuando tomaba fotos de estas locaciones sentía que algo faltaba en la foto; simplemente documentar las estructuras que próximamente serían demolidas no era suficiente para mí. Quise crear un personaje ficticio o un animal que merodeara en estos espacios subterráneos, y la forma más simple de hacerlo en esos momentos era modelar yo misma. Decidí hacerlo sin ropa porque no quería que hubiera influencias culturales o elementos específicos del tiempo. Unicamente necesitaba un cuerpo viviente habitando estos espacios decadentes.

Ésta foto fue tomada en una fábrica de azúcar en Brooklyn, que ahora es un lote vacío de 6 hectáreas que está esperando a ser un nuevo centro comercial que estará cruzando la calle del nuevo IKEA. Me encariñé este espacio porque fue el primer complejo industrial enorme que encontré sola. La primera vez que entré estaba un poco asustada porque escuché ladridos y pensé que eran perros guardianes, que luego descubrí que eran perros salvajes que vivían ahí y estaba junto al río entonces había cisnes y patos nadando por ahí y había árboles creciendo por todos lados, panales de abejas, la naturaleza había retomado el mando. De alguna manera quería que la figura humana en la foto formara parte de esa naturaleza. Cuando me acomodaba el lugar se sentía como un lugar de juegos, me subiría a los tanques, reviviendo un poco la infancia.

Ésta otra foto fue tomada en un antiguo acueducto que suministraba agua por primera vez a toda la Ciudad de Nueva York, su construcción empezó en 1837 y duró como 5 años, y fue abandonado cuando el nuevo acueducto fue construido en 1890. Cuando entras a este tipo de espacios es como si estuvieras accediendo directamente al pasado porque pasan décadas intactos. Me encanta sentir el aura de un espacio que tiene tanta historia, en lugar de ver una reproducción en tu casa, estás sintiendo los ladrillos que fueron puestos a mano hace tantos años. Pasando de arriba a abajo en grietas muy angostas, mojándote y enlodándote, caminar en túneles oscuros con una linterna.

Éste es un túnel abajo de River Side Park construido en los 30’s, los murales que están ahí fueron hechos por un artista del graffiti para conmemorar los cientos de personas sin hogar que fueron reubicados cuando el túnel volvió a funcionar para los trenes en 1991. Caminar por éste túnel es muy pacífico, no hay nadie alrededor, pero escuchas a los niños jugar en el parque, ellos ignorando completamente lo que está abajo.

Mientras estaba en varios de estos lugares llegué a sentir bastante ansiedad y aislamiento, porque estaba en una fase solitaria de mi vida, así que decidí titular mi serie como “Naked City Spleen”  (Bazo de la Ciudad Desnuda) que hace referencia a Charles Baudelaire: “Naked City (Ciudad Desnuda)” como un apodo para Nueva York y “Spleen (Bazo)”  habla de la inercia melancólica de sentirse agena en un entorno urbano.

Éste es el mismo túnel: pueden ver los rayos de luz y el tren acercándose.

Éste es otro túnel abandonado. Mientras estaba armando el set un vagabundo se aproximó a mí, básicamente estaba irrumpiendo en su morada, me asusté mucho al principio pero le expliqué con calma que estaba trabajando en un  proyecto artístico. Pareció no importarle así que continué poniendo mi cámara con temporizador automático y corrí de ida y de regreso. Cuando terminé el vagabundo me ofreció su camisa para que me limpiara los pies y me acompañó muy amablemente a la salida. Debió haber sido un día muy inusual para él.

Después de este incidente me quedó muy marcado que un espacio como ese tiene muchos recuerdos borrados de una ciudad. El vagabundo representó para mí un elemento del inconsciente de la ciudad. Me contó que había sido abusado en las calles y que alguna vez estuvo en la cárcel de la Isla Rikers y que finalmente había encontrado paz y tranquilidad en este lugar. El túnel fue construido para la prosperidad de la ciudad pero ahora es un santuario de parias olvidados completamente por la urbe y su vida diaria.

Ésta fue tomada abajo de mi Alma Máter: la Universidad de Columbia. Éstos túneles son famosos por haberse usado en el desarrollo del Proyecto de Manhattan.  Éste túnel en particular es interesante porque enseña los cimientos originales del Asilo de locos de Bloomingdale que fue demolido en 1890 cuando la Universidad de Columbia lo reemplazó.

Ésta es en “New York City’s Farm Colony” en una casa muy pobre en Staten Island usada en los 30’s.

La mayoría de mis fotos son en lugares que han sido abandonados por décadas pero ésta es una excepción: es un hospital de niños que cerraron en 1997, cuando llegué ahí las ventanas estaban rotas y las paredes goteaban pero todo estaba como lo habían dejado: pueden ver la mesa de autopsias, las charolas de la morgue, máquinas de rayos x, hasta los utensilios que fueron usados en la mesa de autopsias.

Después de haber explorado edificios que no llevan mucho tiempo abandonados me di cuenta que cualquier cosa puede caer en ruinas muy rápido: tu casa, tu oficina, un centro comercial, una iglesia, cualquier estructura hecha por el hombre que esté a tu alrededor. Me recordó también lo frágil que es nuestro sentido de la seguridad y cuán vulnerables somos las personas realmente.

Me encanta viajar, y Berlín se ha convertido en una de mis ciudades favoritas; está lleno de historia y de búnkers subterráneos y de ruinas de la guerra. Ésta foto fue tomada bajo un asilo de gente sin hogar construido en 1985 donde habitaban 1900 personas. Vi la estructura por primera vez cuando estaba en un tren, me bajé en la estación siguiente y busqué ahí a las personas que me pudieran dar el acceso para entrar. Eran unas catacumbas que fueron usadas para emisiones o de almacén durante la guerra y en algún punto fue usado para ocultar a refugiados judíos.

Éstas son las catacumbas de París, explore ahí bastante zonas que son inaccesibles para todo el público y me enamoré de inmediato, hay más de 185 millas de túneles subterráneos y sólo una milla está abierta al público como museo.

Los primeros túneles son del año 60 A.C. siempre eran ductos de piedra caliza y para el siglo XVIII la excavación para hacer estos ductos se volvió muy inseguro y el gobierno ordenó un reforzamiento de los ductos previamente existentes y excavó nuevos túneles para monitorear y mapear todo el lugar.  Como pueden ver el sistema es muy complejo y vasto, es muy peligroso perderse ahí adentro. En esa época había un problema en la ciudad con una sobrepoblación en los cementerios, así que movieron los huesos de los cementerios a los ductos y así se hicieron catacumbas. Hay restos de hasta más de 6 millones de personas ahí adentro, algunas tienen más de 1300 años. Ésta foto fue tomada abajo del cementerio de Montparnasse donde la mayoría de los huesos están localizados.

También hay cables de teléfono que se usaban en los 50’s y muchos búnkers de la época de la Segunda Guerra Mundial.

Éste es un búnker alemán y muy cerca hay uno francés, todo el sistema de túneles es tan complejo que nunca se unen entre sí. Los túneles son famosos por haber sido usados por la Resistencia. Victor Hugo escribió acerca de esos túneles en “Los Miserables”. Vi mucho graffiti de 1800’s como éste:

Después de haber explorado el subsuelo de París, decidí subir a la superficie y escalé un monumento gótico en el centro de la ciudad: la torre de Saint Jaques construída a principos de 1500’s. No les recomiendo sentarse en una gárgola a la mitad de Enero, desnuda, no fue nada cómodo.

Todo ese tiempo no vi ninguna rata en ninguno de estos lugares, hasta que llegué a los drenajes de Londres, que fue uno de los lugares más difíciles de explorar, tenía que usar una máscara de gases por los olores tóxicos, exceptuando en esta foto, y cuando hay una descarga de desagüe suena como si una tormenta estuviera aproximándose.

Éste es un cuadro de una película en la que trabajé hace poco llamada “Blind door (Puerta ciega”. Me he interesado ahora por capturar movimiento y textura; y la película de 16 milímetros en blanco y negro le aporta una sensación muy distinta a las piezas.

Éste es el primer proyecto de teatro en el que he trabajado, adapté y produje una obra de teatro por Augusto Greenberg, fue puesta en escena en Septiembre del año pasado por única vez en Atlantic Avenue Tunnel en Brooklyn, que es considerado por algunos el túnel ferroviario subterráneo más viejo del mundo, construido en 1844.

Me he inclinado a colaborar en proyectos colectivos últimamente pero cuando tengo oportunidades sigo trabajando en mis series. El último lugar que visité fueron las ruinas mayas en Copan ubicado en Honduras. Ésta foto fue tomada en un túnel arqueológico en el templo principal. Me gusta hacer algo más que explorar estos espacios, siento una obligación por animar y humanizarlos continuamente para poder preservar sus memorias en una forma creativa antes de que se pierdan para siempre.

Gracias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s